Museo del Ferrocarril de Madrid

Actualidad del Museo

Cesión de la placa de la locomotora “Varela de Montes” al Museo del Ferrocarril de Asturias


  • El Museo del Ferrocarril de Madrid ha cedido al Museo del Ferrocarril de Asturias la placa de la locomotora 030-2431 “Varela de Montes” (ex Norte 1672 y ex AGL 309, con número de fábrica 1112), una de las joyas de este Museo, de la que llevaba separada cincuenta años

08/07/2016

El pasado 2 de julio, el director del Museo del Ferrocarril de Madrid, Carlos Abellán, hizo entrega de la placa a Javier Fernández López, director del Museo del Ferrocarril de Asturias, con sede en Gijón, en una ceremonia celebrada en este Museo.

La locomotora de vapor “Varela de Montes fue construida en 1881 en Alemania para la Compañía del Ferrocarril de Asturias, Galicia y León, siendo destinada, junto con sus hermanas, a prestar servicio en las líneas de esta compañía, incluyendo el puerto de Pajares, que precisamente inauguraron dos locomotoras de este modelo.

Siguiendo la extendida costumbre de las empresas ferroviarias, todas las máquinas de esta serie fueron bautizadas con distintos nombres.

El nombre de un ilustre médico

Una de las celebridades elegidas para dar nombre a una locomotora fue el médico, político y polígrafo gallego José Varela de Montes, nacido en Santiago de Compostela,  considerado como uno de los modernizadores del estudio de la medicina en la universidad gallega. Escribió más de diez libros y numerosos artículos en diversas revistas, además de ser protagonista de la vida social cultural y política de la Galicia de su época.

Tras muchísimos años de servicio en la línea de Gijón a León, que incluía el durísimo Puerto de Pajares, en los años treinta la “Varela de Montes” y sus hermanas fueron relegadas a servicios de viajeros y mercancías en el interior de Asturias y Galicia, y también se usaron en maniobras con vagones de carbón en las minas asturianas.

Condenada al desguace

A mediados de los años sesenta, las supervivientes que ya contaban con más de ochenta años de duro servicio, fueron apartadas por Renfe en la estación de Paredes de Nava para su desguace y algunas de las placas de bronce con sus nombres, recuperadas para el museo ferroviario que Renfe proyectaba construir en Madrid. Sin embargo, cuando ya era inminente su destrucción, la “Varela de Montes” y otras locomotoras de la serie fueron salvadas del soplete y vendidas a empresas mineras asturianas, ya que, a pesar de su antigüedad, eran máquinas muy estimadas para maniobrar en sus instalaciones.

La resucitada “Varela de Montes”, en concreto, fue adquirida para circular por las vías de Fábrica de Mieres, donde, seguiría prestando servicio hasta ya iniciada la década de los años setenta. En aquel momento, lo tuvo que hacer sin nombre, porque su placa ya estaba en exposición en el Museo del Ferrocarril de Madrid.

En los años noventa,  la “Varela de Montes” fue preservada en Gijón y estacionada en la misma vía de la que tantas veces había salido con destino a León, constituyendo una de las más importantes piezas de la gran colección del museo gijonés.